Los peligros de conducir con neumáticos desgastados

Conducir con neumáticos desgastados es muy peligroso para tu integridad física, ya que en esas circunstancias es mucho más probable que sufras un accidente. Y, además, disminuyen el rendimiento de tu vehículo. Por ello, es fundamental que sepas cuándo llevar tu coche a tu taller de confianza para cambiarlos.

Comprar neumáticos para evitar accidentes en la carretera

Comprar neumáticos a tiempo es la mejor forma de prevenir siniestros. Tanto si están gastados como si tienen mucho tiempo, el control de tu vehículo se vuelve más difícil y el roce con el pavimento puede provocarte un reventón. Te recordamos que el dibujo de los neumáticos debe tener una profundidad de al menos 4 milímetros: por debajo de esta cifra ya no responden tan bien como sería deseable, a pesar de que el límite que impone la ley es de 1,6 milímetros.

Vamos a explicarte los principales riesgos a los que te enfrentas con unas ruedas en mal estado.

1. Sufrir un reventón

Cuando tus neumáticos están desgastados, deteriorados por los años de uso o, sencillamente, bajos de presión, es muy fácil que revienten. Un roce contra el bordillo de la acera al aparcar o una piedra de cierta dimensión en la carretera pueden hacer que el neumático explote. Eso puede traducirse sencillamente en una llanta rota, pero también puede suponer que te salgas de la vía y sufras un vuelco.

2. Los pinchazos

Menos grave que lo anterior, pero igual de molesto, es sufrir un pinchazo. Esta circunstancia es mucho más probable cuando la banda de rodadura está gastada o la rueda lleva una presión inadecuada.

reventón rueda

3. Pérdida de adherencia con neumáticos desgastados

La rueda que ya no tiene dibujo se agarra mucho peor a la carretera. Ten presente que los neumáticos son el punto de apoyo de tu coche sobre la vía y, por tanto, deben estar en óptimo estado para adherirse a ella. De lo contrario, es muy fácil que pierdas el control de tu vehículo y puedas sufrir un percance.

Esta circunstancia se ve agravada cuando llueve. El pavimento mojado ya supone un riesgo de por sí. Pero, además, si la adherencia de tus neumáticos es mala el peligro se incrementa exponencialmente. En este sentido, es particularmente elevado el riesgo de que tu coche padezca el temido aquaplaning. Es decir, que no sea capaz de absorber el agua de la calzada y, literalmente, se deslice flotando sobre ella.

4. Dificultades en la frenada al comprar neumáticos online de segunda mano

En relación con lo anterior, debes saber que los neumáticos desgastados también influyen negativamente en la frenada sobre mojado. A 80 kilómetros por hora, un coche con ruedas nuevas precisa 18 metros menos para detenerse que otro a idéntica velocidad pero con neumáticos cuyo dibujo solo tenga 1,6 milímetros de profundidad. Por este motivo es importante que, si compras neumáticos online, te asegures de que te los venden nuevos.

5. Averías en la tracción de tu vehículo

Unos neumáticos en mal estado perjudican el rendimiento de tu vehículo en carretera, pero además pueden provocar una avería en la tracción del mismo. Los coches modernos con tracción total se basan en el reparto variable de esta, por lo que si tus neumáticos tienen distinto desgaste o diferente presión, lo más probable es que se produzca una avería en el diferencial central. Ten en cuenta que la reparación o el cambio de esta pieza puede llegar a costar más de 2.000 euros.

En conclusión, si tienes dudas respecto al estado de tus ruedas o piensas que tienes los neumáticos desgastados, lo mejor es que acudas al taller Confortauto más cercano dentro de nuestra amplia red. En él, nuestros especialistas te asesorarán profesionalmente. Anímate a visitarnos y conduce con toda tranquilidad.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *