viernes , 4 diciembre 2020

El cambio de líquido de frenos, ¿cuándo y cómo hacerlo?

El cambio del líquido de frenos en un taller, cuando lo indica el fabricante, es una tarea de mantenimiento fundamental para tu seguridad. Como responsable de transmitir la fuerza del pedal de freno a las pastillas y zapatas, su buen estado resulta decisivo para conseguir que el coche responda en situaciones de emergencia. A continuación te mostramos cada cuánto debes hacerlo y en qué consiste el proceso.

¿Cómo saber que ha llegado el momento de cambiar el líquido de frenos?

En el manual de tu coche podrás encontrar las recomendaciones del fabricante sobre cuándo debes cambiar el líquido de frenos. Otra forma de saberlo es siguiendo las indicaciones generalizadas, que aconsejan una renovación cada 30.000 o 40.000 kilómetros o, en su defecto, cada dos años si tu uso del vehículo se ajusta al de la media.

No obstante, y aunque realices el mantenimiento recomendado, es posible que se produzcan fugas antes de lo esperado. Sabrás que ha llegado el momento de acudir a nuestros talleres cuando notes una sensación esponjosa al pisar el freno. Si los niveles del líquido están bajos o hay sobrecalentamiento, también es posible que sientas vibraciones, que los frenos emitan ruido, que observes cómo el coche se va hacia los lados al frenar o que se encienda el indicador del ABS.

Ten presente que, además del desgaste regular, si tienes problemas con el líquido de frenos antes de tiempo es posible que haya alguna avería en los manguitos y se estén produciendo escapes. De ser así, será necesario sustituirlos por unos nuevos que garanticen un aislamiento perfecto y prevengan las fugas.

cambio líquido de frenos

¿Cómo se cambia el líquido de frenos en los talleres?

Ahora que tienes claro cuándo debes acudir a un taller para revisar y cambiar el líquido de frenos de tu coche, te explicamos qué va a pasar una vez esté en las manos de un especialista en mecánica como los de Confortauto, los pasos que se van a dar y qué debes tener en cuenta para garantizar que el nuevo líquido dure lo máximo posible.

1. Control del nivel

Antes de comenzar con el proceso de cambiar el líquido de frenos siempre es recomendable vigilar el nivel al que este se encuentra. Si hay una cantidad muy inferior a la habitual, será una señal que alerte al mecánico de una anomalía. Este deberá revisar el sistema en busca de fugas, filtraciones o zonas dañadas.

2. Vaciado del líquido de frenos antiguo

Resulta prioritario que no solo el depósito sino todo el circuito quede completamente limpio del líquido antiguo. Mezclar un producto usado con uno nuevo mermará la calidad y propiedades de este último. Y, por tanto, no disfrutarás de la misma duración ni prestaciones. Así, además de perjudicarte económicamente puedes llegar a poner en riesgo tu seguridad y la de quienes viajen contigo.

Para acometer esta operación, un ayudante se sentará en el asiento del piloto accionando el pedal del freno. Esto activará el sistema hidráulico y hará que el líquido pase por los conductos abiertos hasta vaciarse por completo.

3. Cargar y nivelar el líquido de frenos nuevo

Antes de añadir el nuevo componente, cerciórate de que el líquido de frenos cumple con las indicaciones del fabricante de tu coche. Estas suelen señalar un DOT específico, que determina el tipo de producto. Cumpliendo con sus recomendaciones te asegurarás que consigues un rendimiento óptimo y prevendrás incidencias a medio plazo. No acudas a establecimientos en los que te ofrezcan rellenar el líquido ya existente o mezclar varios tipos.

Como ves, el cambio del líquido de frenos es una operación sencilla, pero determinante. Garantizará la correcta respuesta de tu vehículo al tiempo que proporcionará un mantenimiento adecuado y prolongará su vida útil. Encuentra nuestro taller más cercano y estaremos encantados de ayudarte en este proceso.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

seguridad vial dgt

¿Tus conocimientos de seguridad vial están al día?

En Confortauto creemos que una buena formación en materia de seguridad vial es fundamental para evitar despistes y accidentes ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *