miércoles , 5 agosto 2020

Aspectos a revisar de un coche tras un viaje largo por carretera

Revisar tu coche periódicamente es inherente al hecho de contar con un vehículo propio. Los expertos en mecánica siempre te darán un diagnóstico sobre qué aspectos mejorar o qué fallos subsanar. Pero, cuando vas a realizar un viaje largo, es imperativo que hagas esa revisión antes y después. Sí, has leído bien, después también es fundamental. Siempre se hace mucho hincapié en la inspección previa, pero una revisión antes de volver a la rutina diaria es igual de imprescindible.

Qué aspectos revisar del coche tras un viaje

Un largo viaje en coche o unas vacaciones que pueden durar semanas suponen un uso extra de tu vehículo. Diferentes condiciones climáticas o el simple hecho de aumentar mucho su kilometraje en poco tiempo son motivos suficientes para someter el coche a una revisión concienzuda. ¿Y cuáles son los aspectos básicos que han de centrar tu atención?

Los líquidos

Si tu viaje ha tenido lugar en verano, ten en cuenta que muchos de los líquidos de tu vehículo pueden evaporarse debido a las altas temperaturas. Es el caso del líquido refrigerante, el cual se encarga de que el motor no se caliente en exceso y pueda llegar a sufrir daños por las altas temperaturas que genera la propia combustión en su interior.

El líquido anticongelante también tiene su función en verano, aunque su nombre nos pueda despistar. Regula la temperatura del motor para que esta siempre sea la adecuada ante temperaturas extremas en el exterior, tanto si se trata de frío como de calor. Los líquidos de dirección y frenos, así como el del limpiaparabrisas, igualmente han de ser revisados. En general, es importante cambiarlos o rellenarlos siempre que su nivel sea muy bajo.

revisar tu coche

Los neumáticos

Durante un largo viaje sometes a los neumáticos de tu coche a un desgaste extra, además de que los expones a condiciones diferentes a las habituales. En función de los lugares que hayas visitado, el coche habrá sufrido más o menos: zonas con el firme pedregoso, arena en la calzada… Es por este motivo que debes revisar tus neumáticos después del viaje.

Piensa que en verano es cuando más se deterioran los neumáticos, debido a las altas temperaturas. Tu mecánico se asegurará de que el dibujo no se ha desgastado del todo, de que la presión es la correcta y de que no hay grietas. Además, el kilometraje del vehículo te indicará si es la hora de cambiarlos.

La carrocería

Si tus vacaciones tienen lugar en la playa, deberás revisar que la sal y la arena no dañen la carrocería. La pintura exterior y algunos elementos del interior se pueden ver afectados por estos agentes externos. Una limpieza exterior con agua a presión será más que suficiente para dejarla a punto.

Los limpiaparabrisas

Aunque pueda parecerte un elemento no prioritario, el limpiaparabrisas es fundamental para garantizar la visibilidad en días lluviosos. Revisar el estado de las escobillas será parte de la puesta a punto posvacacional, para reemplazarlas si es necesario. Si has viajado a una zona con clima seco pueden estropearse y rallar el cristal. Si hacen ruido al activar el limpiaparabrisas, es hora de cambiarlas.

En general, es recomendable que tu vehículo cuente con un buen mantenimiento durante todo el año. Las visitas periódicas a tu taller más cercano de la red Confortauto te proporcionarán seguridad a la hora de conducir. Y si durante tu viaje notas que algo falla, no te preocupes: contamos con establecimientos distribuidos por todo el territorio. Puedes acudir a un taller en Zamora, en Gijón, en Valencia o en Almería para revisar tu coche.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

desgaste irregular neumáticos

Desgaste irregular de los neumáticos: ¿por qué sucede y cómo evitarlo?

El desgaste irregular de los neumáticos ocurre, frecuentemente, sin que sepas cuál es su origen. Por ello, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *