viernes , 20 octubre 2017

“Vettel, después Webber, y después Alonso”

Recta final de este apasionante año. Estoy en Abu Dhabi desde al pasado martes, y desde aquí escribo las últimas líneas antes de la gran definición de este próximo domingo 14 de noviembre. Ese domingo en el cual Fernando Alonso puede llegar a consagrarse como tricampeón del mundo de F1, o por el contrario, deberá ceder un año más la corona a algún rival. Las matemáticas y las circunstancias pueden jugar a favor de cualquiera en momentos como este, pero lo que está claro es que todos los contendientes: Vettel, Webber, Hamilton y el mismo Alonso, van a dar más del cien por cien. O más que eso. Es la carrera de su vida. Es la carrera donde no van a dejarse nada.

El tiempo es inestable. Nada mas llegar a Abu Dhabi nos recibió la lluvia. Sí, aunque os parezca increíble, aunque llueva en esta parte del desierto solo unas tres veces al año, al ir desde el aeropuerto hacia el hotel, una tormenta de arena se transformó en pocos segundos en una de agua, lo que me sorprendió de tal manera que por prestarle tanta atención al fenómeno, me hizo pasar de largo al ir al encuentro con mi hotel. Estaba lloviendo y caían trozos de cosas desprendidas de las muchas obras en construcción que hay en esta ciudad de Abu Dhabi. Al final, todo se terminó y al otro día desayunábamos con sol apabullante. Pensé que todo se había terminado con respecto a la lluvia, pero no fue así. Este viernes por la mañana, al trasladarme hacia el circuito, otra vez. Una tormenta pasajera, pero sorprendente. En una semana, dos veces. Nadie se atreve a predecir que no va a llover en lo que queda de fin de semana, pero está claro que rozaría el milagro que esta carrera de Abu Dhabi se dispute sobre asfalto húmedo. Todo, a pesar de los avisos de esta semana.

Una definición de Campeonato es una guerra de nervios. Y en esta guerra están metidos cuatro pilotos de los que sólo dos saben lo que es pelear por un título en la carrera final. Ellos están en situaciones completamente opuestas. Por un lado está Fernando Alonso, quien ve a los demás desde la mejor posición. Por el otro está Hamilton, quien solo le vale ganar. Entre ellos dos están los dos hombres de RedBull, los que menos se soportan pero que están llamados a protagonizar una jugada que puede hacer historia si en la parte final de la carrera se da el mismo resultado de las últimas tres carreras: Vettel, después Webber, y después Alonso. Salvo Corea (donde los de RedBull abandonaron, pero estaban en ese orden antes de ello) llegaron de esa manera en los últimos tres GP. Todo indicaría que en Abu Dhabi debería repetirse. Y podría llegar la famosa orden de equipo al final de la última carrera del año. Qué hará Vettel en ese caso, es la gran pregunta de todos, incluso dentro de su mismo equipo.

Las declaraciones de todos han llevado agua para cada molino. Los protagonistas han salido a defenderse dentro y fuera de la pista. Están alerta ante cualquier peligro, ante cualquier contratiempo o cualquier cosa que le pueda afectar de cara a su psicología. Alonso diciendo que lucha contra el mejor coche de la Historia de la F1, el RedBull. Vettel jugando al enigma diciendo que habrá que esperar hasta la última vuelta para ver si ayudará a Webber. El australiano declarando que tendrá más años para ganar si no lo hace en este. Y Hamilton que irá a por todas. Todas verdades, pero no todas a plenas verdades. Todos fueron juegos para desestabilizar al rival en una situación límite que se da por primera vez en la F1. Jamás habían llegado cuatro pilotos a esta instancia.

Si Alonso no gana, no debería considerarse fracaso. Desde mitad de año, aún con todo en contra, Alonso seguía diciendo que estaba más convencido que nunca que ganaría el campeonato del mundo. Un coche que progresó de forma tremenda a partir del GP de Valencia, y del que solo el español parecía conocer su verdadero potencial. Ha sido su primer año con Ferrari y si bien no ganar no sería fracaso, lo va a intentar hasta el último suspiro. No ganar será también positivo para Alonso y Ferrari. Habrán estado peleando hasta donde solo los grandes pueden hacerlo. Habrán estado en la élite de este deporte y eso es lo que vale antes que nada. En fin, que gane el mejor.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

CONFORTAUTO VUELVE A LA CONQUISTA DEL DAKAR

La red de talleres participará como patrocinador oficial del piloto Xavier Foj y su equipo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *