Martes , 19 Septiembre 2017

“Los neumáticos te pueden hacer ganar o perder una carrera y un título”

La F1 ha acabado su año, pero no se detiene nunca. No penséis que en estos momentos está todo el mundo cruzado de brazos, y con la mente quieta. Nada de eso. En las fábricas, sobre todo en las de las escuderías más poderosas, se trabaja a destajo para tener listos a los primeros ejemplares de los monoplazas que debutaran en las carreras de 2011. Mejor dicho, que debutarán dentro de dos meses, en el marco de las primeras pruebas colectivas que empezarán en febrero. Para mí, personalmente, ha sido una semana de tranquilidad después de todo el ajetreo de final del campeonato, aunque ciertamente me he pasado un buen rato de estos últimos días haciendo algo que siempre dejo para cuando tengo algo de tiempo: poner a punto mi coche. Y allí estuve, en Confort Auto. Ya tengo todo listo para los desplazamientos de los próximos puentes y las navidades. No olvidéis esos temas que son siempre importantes y hay que hacerlos cuando toca, sin dejarlos para más tarde.

Pero a pesar de que se trabaje a pleno pensando en el futuro cercano, los ecos de la definición de Abu Dhabi aún resuenan en el mundillo de la F1. Por un lado está Ferrari, la gran perdedora de este año. Después de haber tenido en sus manos la gloria con Fernando Alonso, ese abrupto final dejó a los de rojo en pleno proceso de recomposición de cara al futuro. Una vez se apagaron las luces de Abu Dhabi, parecía que una reforma llegaba a paso redoblado a Maranello, pero ésta se hace esperar. Aún estamos esperando que se produzcan algunos de esos cambios que, si bien no se han dicho directamente, se han insinuado muy claramente desde dentro de Ferrari. Aún no hay novedad, pero se sigue especulando con que el jefe de ingenieros, el australiano Chris Dyer, será uno de los que estará ausente en el muro de Ferrari en 2011. El hombre con el que Michael Schumacher ganó sus últimos títulos Mundiales, vive sus peores horas en la casa italiana. En aquella gloriosa época tenía a Ross Brawn delante de él, y ahora que el británico no está, ha de saber flotar sólo en el agua. Lo tiene complicado para seguir, al menos donde estaba hasta la carrera de Abu Dhabi.

En donde no terminan los festejos es en RedBull, especialmente en lo que respecta a Vettel. Después de haber hecho un paripé de lo mas enternecedor en Austria junto a Mark Webber, en donde casi se profesaron amor, después de haber estado casi todo 2010 dando a entender que no había buen feeling, el flamante campeón del mundo acudió al llamado de las masas en su pueblo natal, Heppenheim. Allí fue recibido por una multitud –todo el pueblo- y le entregaron una placa con la palabra “Vettelheim”. La jugada de final de año les ha salido bien y cuando los festejos esperados eran los de Ferrari, en RedBull improvisaron de repente y se pusieron las camisetas de “Vettel Campeón 2010”. Esas, incluso en Abu Dhabi, ya estaban preparadas de antemano.

Allí, justamente en Abu Dhabi, se abrió el siguiente capítulo de la F1: el cambio de proveedor de neumáticos. A partir de 2011 estos serán Pirelli, y todos los equipos probaron en el escenario de la última carrera de 2010. Los Ferrari parecieron haberse adaptado de inmediato, con los mejores tiempos para Massa y Alonso. Buena señal para la temporada venidera para Alonso, pero el camino a recorrer será muy largo. Los neumáticos te pueden hacer ganar o perder una carrera y un título, y aquellos que se adapten mejor de forma inmediata a los nuevos Pirelli, tendrán gran parte de la batalla ganada.

Lo positivo ocurrió a favor de pilotos como Massa y Schumacher, quienes estuvieron todo el 2010 con problemas especiales, mucho más acusados que otros pilotos. Estos sufrieron mucho con el nuevo tamaño de las ruedas delanteras. Al ser mas estrechas, mas dificultad para ponerlas en temperatura, y esto fue un calvario para Massa y Schumi. Rápidamente, los neumáticos Pirelli parecen haberles dado esa confianza que necesitaban y habrá que tenerles mas en cuenta en la temporada que se avecina.

El futuro de Hispania es otro de los temas que no quería dejar de comentar. Se viven horas cruciales para la escudería de José Ramón Carabante. Hace unos días, Toyota Motorsport emitió un comunicado en el que se cerraba definitivamente la puerta a cualquier negociación en relación a la compra de los chasis que tenía preparados para estrenar en 2010 el extinto equipo de F1. Rápidamente, desde Hispania se apresuraron a declarar que todo se resolvería en breve y que las aguas volverían a su cauce. La situación, igualmente, se está demorando demasiado. El problema básico es que sin esos monoplazas que tiene Toyota, Hispania lo tendrá imposible para poder competir el año que viene. Debe tener, imperiosamente, esos coches en su poder para disputar el año 2011 en la F1. Sin una fábrica en donde hacer sus propios coches ni éste acuerdo en sus manos, su futuro en la F1 está en la cuerda floja. Ojalá en cualquier momento llegue el ansiado acuerdo y todo esta difícil situación se resuelva, pero no será fácil. Y mucho menos cuando Toyota ha dicho en su comunicado, que no habría vuelta atrás en su decisión de no vender sus coches a Hispania.

Esta semana reaparecerá Fernando Alonso en escena. No será en ninguna carrera, sino que lo hará en el marco de las Finales Mundiales de Ferrari, que tendrán lugar en el circuito de Cheste, en Valencia. Allí estaba preparada la gran fiesta de final de curso si se ganaba el campeonato, pero el duro final ha cambiado en algo los planes de la escudería roja. Pero tampoco es para tirar todo por la borda. Ferrari y Alonso no hicieron, sin dudas, un año perfecto, pero no por ello debería ser considerado un fracaso. Faltaron detalles importantes, sobraron algunas cosas. Con todo ello bien aprendido, seguro que en el 2011 el campeonato va a estar allí, muy cerca. Tan cerca como estuvo este año, como mínimo.

Hasta la próxima semana.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

CONFORTAUTO VUELVE A LA CONQUISTA DEL DAKAR

La red de talleres participará como patrocinador oficial del piloto Xavier Foj y su equipo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *