Jueves , 25 Mayo 2017

HAMILTON GANA, FERRARI EN PROBLEMAS

Por fin se rompió la hegemonía de Sebastián Vettel en la F1 de 2011. Una vez que se disputó el GP de Malasia, casi todo el mundo se estaba quedando sin esperanzas de batir al Campeón del Mundo. Parecía uno de esos años en los que un piloto arrasa desde el inicio y se lleva varias carreras seguidas, sin que nadie pudiese hacer algo. Sin embargo, en China llegó Hamilton y fue en las vueltas finales, cuando gracias a la debacle de Vettel, que había equivocado la estrategia, logró imponer su superioridad. Así, se terminó el invicto que tenía el hombre de RedBull desde el GP de Brasil del año pasado. Para Hamilton significó volver al triunfo después de varios meses de sequía, ya que no ganaba desde el GP de Bélgica de 2010. La otra cara de la moneda la protagonizó Fernando Alonso, que después de buenos parciales en la carrera de Malasia, pensaba poder llegar a un buen desempeño en China, pero las cosas fueron completamente diferentes. Ferrari no estuvo a la altura y si bien Massa llegó a estar en algún momento dentro de los que aspiraban a la victoria en China, los coches rojos terminaron llegando casi juntos a la meta y ofrecieron una imagen que poco tiene que ver con lo que debe demostrar una marca del pedigrí de la italiana.

Fórmula 1

Los problemas del Ferrari de este año parecen haber empezado en el túnel de viento, ese sitio sagrado para los ingenieros de la F1, ese desde donde salen los datos suficientes como para acometer la construcción de un monoplaza moderno de F1. Las piezas principales, las formas globales y las más minúsculas, se comprueban en ese túnel, el cual trabaja muchas horas al día como para sacar una conclusión tras otra en materia aerodinámica. Lo utilizan todos los equipos y los datos que este ofrece, son la base del coche que vendrá. Y de las modificaciones que se hacen sobre él. Quizás demasiado tarde, pero Ferrari se ha dado cuenta hace unos días de que esos datos que le daba su túnel de viento no eran todo lo correctos que deberían ser. Y esto era un problema serio, ya que cualquier modificación que quieran hacerle al coche no tendría los resultados que esperaban. Esto pudieron comprobarlo en China, cuando llevaron un nuevo alerón delantero, al cual estrenaron el viernes y tuvieron que desecharlo inmediatamente. Así, Alonso y Massa utilizaron un coche idéntico al que se habían subido en Malasia. Todo eso, mientras rivales como RedBull o McLaren estrenaban en sus monoplazas diferentes novedades que les daban algo más de ventaja. Allí estuvo buena parte de la clave del fin de semana de Alonso y Ferrari. Perdieron mucho más terreno que en Malasia. Las cosas se complicaron. Deben rectificar el rumbo. Lo antes posible.

Para la siguiente carrera, a disputarse en Turquía dentro de poco más de dos semanas, el Ferrari 150º Italia debe estrenar una serie de novedades que le ayuden a acercarse a los de delante. Pero el problema con que cuenta Ferrari no es sencillo de resolver, ya que si no son capaces de solventar ese problema con el túnel de viento, van a perder en el terreno aerodinámico aún más. Sin embargo, centrarse en una mejor utilización de los neumáticos Pirelli, trabajar con mucha precisión con pilotos e ingenieros en el desarrollo de mejores suspensiones y en el reparto de pesos del coche, para que se degraden lo menos posible los neumáticos, podría ser una jugada clave. Los problemas de los F1 de este año, o una de las cuestiones clave es la degradación de los neumáticos. Conseguir desarrollar un coche que haga sufrir lo menos posible a los neumáticos, y por ende, que llegue con la mayor eficiencia posible al final de cada una de las tandas antes de que llegue la hora del Pitstop, puede ser la clave para Ferrari en lo que queda de temporada, y no desecharla ya tan temprano.

La F1 sigue estando de enhorabuena por el espectáculo. Aquella solicitud de la FIA a Pirelli, para que construya un neumático menos durable y que por ello, se incremente la cantidad de paradas en boxes, ha dado el resultado buscado. Todo esto, combinado con la utilización del alerón móvil (aún con problemas) y el KERS, hace que veamos carreras impredecibles, con tensión hasta el último instante. Y la victoria de Hamilton ha ayudado aún más a que el interés por la F1 siga intacto. Solo falta que Ferrari reaccione debidamente a los requerimientos de la situación. Y se meta entre los candidatos nuevamente. Recursos como para hacerlo tienen. Solo tienen que administrarlos lo mejor que posible.

Hasta la semana que viene a todos.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

CONFORTAUTO EN EL ÚLTIMO SPOT DE TV DE HANKOOK

La red de talleres ofrece en todos sus centros la gama más completa de neumáticos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *