miércoles , 5 agosto 2020

Avería en los intermitentes: causas, detección y reparación

La avería en los intermitentes de tu vehículo ocurrirá en algún momento de su vida útil, ya que son muchas y muy diferentes las causas que la provocan. No es una avería grave, por lo que tiene fácil solución si recurres a tu taller de confianza. Eso sí, es fundamental que todas las luces de señalización del coche estén en perfecto estado para contar con una conducción segura. En el caso de los intermitentes, para señalizar adecuadamente un giro y que otros conductores puedan anticiparse a tu movimiento.

Tipos de averías de intermitentes y cómo detectarlas

La avería más frecuente en los intermitentes es que las luces parpadeen a una velocidad mayor de la habitual. La norma establece que la cadencia del parpadeo debe estar situada entre las 60 y las 120 pulsaciones por minuto. Si tus intermitentes no están dentro de ese rango, eso se calificará como defecto grave en la Inspección Técnica de Vehículos. Otras averías habituales son el fundido total de la luz y la pérdida de brillo o potencia lumínica.

Para detectar cualquier avería en las luces de tu vehículo es muy importante saber observar. El fundido de la luz es muy fácil de detectar; simplemente verás que no hay ninguna luz cuando activas el indicador desde dentro. Puede que incluso otro conductor te indique que tus luces fallan. Si la bombilla está sucia o hay gotas de condensación también tendrás un indicador de fallo o fallo inminente. En el caso de una cadencia de parpadeo diferente a la habitual, más rápida o lenta, también se tratará de un síntoma de que algo no funciona correctamente.

Causas de las averías en los intermitentes

Causas de las averías en los intermitentes

Son muchas las causas que se encuentran detrás de un mal funcionamiento de los intermitentes. Entre las más frecuentes se encuentran el estado de la batería o la instalación eléctrica. La batería debe estar cargada correctamente para evitar el fundido de cualquiera de las luces del coche. Por su parte, la instalación eléctrica debe ser revisada periódicamente para que no sea la causante de cortocircuitos que también produzcan el fundido de las luces.

Otras causas no tan habituales suelen estar relacionadas con una mala instalación de la bombilla, un fallo en la conexión del sistema o un defecto de la propia bombilla del intermitente. De todos modos, estas lámparas tienen una vida útil que ronda los 50.000 kilómetros o los dos años de antigüedad, y pasado ese tiempo deben ser sustituidas.

En algunas ocasiones no hay un defecto en la bombilla en sí, y tan solo se trata de un modelo inadecuado para el vehículo. Ocurre con las de xenón, que debido a su alta temperatura acaban por fundir la superficie cuando se montan en faros convencionales. Además, la humedad y la lluvia también son causantes de averías. La presencia de gotas de condensación en el interior del faro provocan el rápido fundido de la luz.

¿Cómo solucionarlas?

Estas luces se utilizan para para señalizar un acción al resto de conductores y que estos estén preparados para tu cambio de trayectoria, por lo que su uso es fundamental: un fallo puede provocar un accidente, al no poder cumplir su función de indicar un giro en un cruce o en la salida de una rotonda y al no ser tú consciente de que los demás desconocen tus intenciones.

Por eso, si notas alguna avería en tus intermitentes no pospongas la visita a tu taller de confianza. No importa dónde te encuentres, ya que siempre podrás acudir a tu taller más cercano dentro de la red Confortauto. En un taller en Salamanca, Ávila, Segovia o cualquier otro cercano a tu domicilio, nuestros mecánicos te darán la solución que necesitas. ¿A qué esperas para ponerte en contacto?

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

reparación neumático

La reparación de los neumáticos: ¿cómo y cuándo es posible?

¿Estás pensando en la reparación de los neumáticos de tu coche como una manera de prolongar su ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *