Sábado , 27 Mayo 2017

ALONSO A LAS PUERTAS DEL PODIO

Víctor Seara

Una vez que ha pasado el primer GP de la temporada en Australia, ya podemos hacer las primeras reflexiones de 2011. Allí ganó Vettel, mientras que Alonso quedó cuarto, a punto de entrar en el podio. Le tocó remontar después de una desafortunada salida, en la cual fue víctima de una arriesgada frenada de Petrov, que empujó a Button hacia el exterior y nada pudo hacer Alonso antes de irse brevemente fuera de la pista. Así, terminó detrás de Petrov, quien le terminó birlando – con justicia, todo hay que decirlo – el último escalón del podio. Por delante, Vettel no tuvo oposición para ganar, y solo tímidamente Hamilton fue quien le intentó dar caza. El de McLaren al final se conformó con la segunda posición, justo cuando vio que su coche no le iba a poder llevar mucho más allá. Los neumáticos Pirelli llegaron para dar espectáculo y vimos todo tipo de adelantamientos, ya sea por diferencia de rendimiento, o por la utilización del alerón móvil.

Tal cual era de esperar, el GP de Australia estuvo marcado por el protagonismo de los neumáticos. La marca italiana Pirelli, que regresaba oficialmente a la F1 después de dos décadas de ausencia, había hecho los deberes que le había impuesto la FIA. La federación les había pedido que fabricasen un neumático que durase poco, y que provocase que los monoplazas visitasen más de una vez los boxes en carrera. Los días previos estuvieron cargados de incertidumbre por este tema, pero las inesperadas bajas temperaturas por un lado, y los exagerados cálculos de los ingenieros de algunos equipos, hicieron sonar una alarma que, al menos para el GP de Australia, nunca debió de haberse encendido. El jueves se hablaba que iba a ser imposible hacer menos de cuatro paradas en carrera. El viernes, después de los primeros entrenamientos libres, las previsiones bajaban a tres. Al final, los tres primeros se dieron el lujo de detenerse solo un par de veces, y se llegó el extremo con el Sauber de Sergio Perez, quien solo visitó los garajes una vez durante el Gp de Australia.

Se esperaba más de Ferrari y de Alonso en este arranque. Ya desde el viernes se dieron cuenta de que no contaban con la efectividad de los RedBull, y que se iban a tener que conformar con estar detrás. Y no solo de ellos, sino también de los McLaren. Desde las últimas pruebas en Barcelona, Ferrari no daba la impresión de estar lejos ni siquiera de los RedBull, pero cuando llegaron a Melbourne, rápidamente tomaron conciencia de que iban a tener varios coches delante de ellos. En Australia estuvieron lejos, tanto en Clasificación – estuvieron a años luz de Vettel – y de no haber sido por las malas carreras de Webber y Button, Fernando habría quedado detrás de ellos. Una simple cuestión de rendimiento puro. Por ahora, Ferrari no lo tiene. En Malasia buscarán revancha.

La mejor de todo han sido las declaraciones de los protagonistas. Todos los que quieren dar caza a RedBull parecen estar convencidos de que pueden hacerlo. Por un lado está McLaren, que cree firmemente que puede estar en condiciones d disputarle la victoria de tú a tú a Vettel o Webber en Malasia. Y por el otro lado está Ferrari, eternos desafiantes, sobre los que asegura Alonso que van a poder tenerles a tiro en la segunda carrera de 2011, dentro de menos de dos semanas en el circuito de Sepang. Antes, nos volvemos a encontrar este lunes para hacer el análisis previo de la segunda del año. Y luego, desde el lugar de los hechos, os contaré unas cuantas cosas.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

CONFORTAUTO EN EL ÚLTIMO SPOT DE TV DE HANKOOK

La red de talleres ofrece en todos sus centros la gama más completa de neumáticos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *