Ruta en coche por La Rioja Alavesa: mucho por descubrir

Hacer una ruta en coche por La Rioja Alavesa es la mejor manera de conocer esta comarca vasca. Situada en la frontera con La Rioja, su cercanía a la Sierra de Cantabria y la orografía de su terreno la convierten en la zona perfecta para el cultivo de vides y olivos. Si te parece que puede ser un buen plan, prepara las maletas y pon tu coche a punto porque, ¡nos vamos de viaje!

Día uno: ruta de vinos por Laguardia

La Rioja Alavesa tiene cerca de 400 bodegas y unos 12.000 habitantes, una por cada 30 personas. Debido a la importancia de la cultura enológica, es obligado que gran parte de la visita gire en torno al vino y aproveches tu escapada para conocer más sobre su tradición vitivinícola y probar sus caldos.

Te sugerimos que para este fin aproveches tu visita a Laguardia. Se trata de un pueblo de origen medieval, considerado uno de los 25 más bonitos de España. Una de sus peculiaridades es que todo el subsuelo de la localidad está recorrido por calados o pequeñas bodegas. Para evitar que las vibraciones de los coches provoquen desprendimientos el pueblo está cerrado al tráfico. Como no tendrás que utilizar el coche, puedes visitar a pie algunas de sus bodegas. Tampoco te pierdas el Museo del Vino y algunos de sus puntos de interés turístico como la muralla, el casco histórico o la iglesia de Santa María de los Reyes.

ruta coche La Rioja

Dia dos: Elciego y Labastida

Además del turismo enológico, el paisaje rural de la Rioja Alavesa hace que sea un placer conducir por sus carreteras. Especialmente durante el otoño, cuando el cambio de estación tiñe el horizonte de tonos ocres y rojizos. Por este motivo vas a disfrutar mucho de esta jornada entre pueblos. No solo de su visita, sino también recorriendo los caminos que los comunican.

Aunque Elciego es conocido por el hotel de lujo Marqués de Riscal, el pueblo medieval tiene también mucho encanto. No puedes perderte su Plaza Mayor, ni dejar de pasear por sus calles llenas de palacios señoriales y palacios blasonados.

Labastida es otra de las localidades con más historia de la comarca. Sus orígenes datan del siglo IX, y tiene un conjunto histórico monumental impresionante. Destacan el edificio del ayuntamiento, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el Arco de Toloño.

Día tres: la Ruta de los Dólmenes

No solo de bodegas vive la Rioja Alavesa. También dispone de una gran riqueza artística y cultural lejos de la enología. Un ejemplo de esto es el conjunto de monumentos megalíticos que se recogen en la Ruta de los Dólmenes, compuesta por nueve monumentos funerarios prehistóricos. Haciendo el recorrido para verlos todos tendrás la oportunidad de conocer mejor los pueblos de la zona y, de nuevo, disfrutar del paisaje.

Algunos de los dólmenes más relevantes son: el Dolmen de El Montecillo, situado en Villabuena de Álava, el Alto de la Huesera, la Chabola de la Hechicera y el Dolmen de los Llanos. Todos están a muy poca distancia, por lo que te moverás fácilmente entre ellos en coche.

Aunque te hemos hablado de algunos de los puntos de interés turístico más importantes, haciendo la ruta en coche por la Rioja Alavesa, podrás adaptar el itinerario a tus gustos y a tu ritmo. Y eso sí: antes de salir no te olvides de visitar tu taller Confortauto más cercano para poner tu vehículo a punto.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *