Etiquetas medioambientales de la DGT: ¿ya tienes la tuya?

La DGT puso en marcha en el año 2016 un sistema de etiquetas medioambientales para identificar a los coches en función de sus emisiones de CO2. La llamada etiqueta ecológica hace distinción entre los coches híbridos, los eléctricos y los de combustible fósil (gasolina o diésel). Pero a continuación nos centraremos en explicarte cómo funcionan las etiquetas medioambientales de la DGT, cuáles son y cómo puedes conseguirlas.

Distintivos en función de la contaminación de tu vehículo

La DGT establece un total de cinco categorías para identificar a los coches según sus emisiones de CO2. Con esta clasificación pretende favorecer a los coches que circulan con energía limpia, de manera que tengan privilegios fiscales o de movilidad. Por ejemplo pueden circular excepcionalmente por los carriles VAO, y también se les otorga libertad de circulación ante episodios de contaminación en las principales ciudades españolas que establecen ciertas restricciones. Las categorías, de menos a más contaminante, son las siguientes.

Vehículos 0

Se trata de los vehículos cero emisiones, y su distintivo es una pegatina azul con un cero en color negro. A este distintivo tienen derecho los turismos, motos, furgonetas ligeras, ciclomotores o vehículos de transporte de mercancías que sean eléctricos con batería, de autonomía extendida o híbridos, siempre que cumplan la condición de ser autónomos durante 40 kilómetros o con pila de combustible.

Vehículos ECO

Su distintivo es una pegatina azul y verde con la palabra «Eco» en negro. Sirve para identificar a la misma clase de vehículos que en la categoría anterior pero que únicamente sean híbridos. Para poder gozar de esta distinción, tu vehículo debe tener una autonomía inferior a 40 kilómetros, no ser enchufable o ser propulsado por otros combustibles, como gas natural o gas licuado.

Vehículos C

Su etiqueta es verde, y lleva en negro la letra C. Se utiliza para furgonetas ligeras y turismos que utilizan gasolina o diésel pero que cumplan con una condición de matriculación: ser esta posterior a 2006 y 2014, respectivamente. Esto se debe a la norma europea, que es mucho más restrictiva con las emisiones de los vehículos diésel. Además, podrán llevarla los vehículos de gran capacidad y los de transporte de mercancías matriculados desde 2014, sean diésel o gasolina.

etiquetas medioambientales de la DGT

Vehículos B

Una etiqueta de color amarillo con la letra B en negro sirve para identificarlos. Se aplica al mismo tipo de vehículos que la etiqueta C, pero variando las fechas de matriculación: coches de gasolina matriculados a partir del año 2000, coches diésel desde el 2006 y transporte de mercancías desde 2005.

Otros vehículos

En esta categoría se incluyen los vehículos que no gozan de distintivo medioambiental por no cumplir los requisitos anteriores. Se estima que prácticamente la mitad del parque automovilístico de España está incluido aquí, como resultado de su envejecimiento. Ten presente que los coches españoles tienen una media de unos 12 años.

¿Cómo puedes conseguir la etiqueta medioambiental de la DGT?

La DGT envía etiquetas medioambientales a los propietarios de los vehículos que pueden optar a ellas. En caso de no recibirla, puedes solicitarla a través de cualquier oficina de Correos, ya que están autorizadas para expedirlas. En la página de la DGT puedes comprobar si tu vehículo tiene derecho a obtenerla y cuál correspondería.

Su utilización no es obligatoria, aunque sí recomendable, ya que te brinda diversos beneficios. Por ejemplo, son muchas las ciudades que restringen el tráfico en el núcleo urbano a aquellos vehículos más contaminantes, por lo que llevar las etiquetas medioambientales de la DGT es una garantía de movilidad en estos casos. Si tienes esta u otras consultas sobre tu vehículo, no dudes en acudir a tu taller Confortauto más cercano.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *