¿Qué pasa si tienes un «coche contaminante»?

La lucha contra el cambio climático tiene en el punto de mira al coche contaminante. Ten en cuenta que los medios de transporte emiten hasta el 14 % de los gases de efecto invernadero. Gases tales como el dióxido de carbono, el metano o el óxido nitroso.

El fin de este tipo de vehículo parece estar cerca. Todo gracias a las diferentes sanciones que penalizan la circulación de estos coches por áreas urbanas. Especialmente, por aquellas con problemas de contaminación. A ellas se unen las iniciativas que promueven la compra de coches eléctricos para conseguir la renovación del parque automovilístico.

¿Cuándo se considera que un coche es contaminante?

Por definición, un coche que utiliza un combustible fósil para circular es un coche contaminante. No obstante, la normativa contempla que estos puedan seguir circulando siempre que cumplan una serie de condiciones. Para los coches de gasolina, esto implica que hayan sido matriculados con posterioridad al año 2000. En el caso de los coches diésel, pueden circular con total libertad aquellos con matrícula de 2006 o posterior. Si tu coche es más antiguo, estará considerado como un vehículo enteramente contaminante.

Teniendo en cuenta que la edad media del parque automovilístico de España se sitúa en los 12 años (según las estimaciones de la patronal de concesionarios, Faconauto), hay muchas probabilidades de que tú también cuentes con un coche contaminante. De hecho, más del 30 % carece de los distintivos que otorga la DGT para identificar a los coches eficientes. Y dentro de los que sí cuentan con distintivo, de nuevo más del 30 % tienen la etiqueta B, que identifica a los más antiguos.

coche contaminante medio ambiente

Principales sanciones a los coches contaminantes

Las grandes ciudades del mundo han empezado a tomar conciencia de la problemática de la contaminación en sus núcleos urbanos. En el caso español, Madrid y Barcelona han optado por establecer diferentes sanciones para hacer respetar las nuevas normativas en materia de circulación de vehículos contaminantes.

Madrid aprobó a finales de 2018 el plan Madrid Central. Este establece un perímetro urbano al que solo tienen acceso coches no contaminantes. A la zona APR (de bajas emisiones) solo pueden acceder los coches con etiquetas de DGT Cero Emisiones, ECO, C y B. Las sanciones por incumplir esta normativa son de 90 €, aunque se contemplan algunas excepciones. Por ejemplo, los residentes que no cuenten con un vehículo con etiqueta pueden circular hasta el año 2025.

En el caso de Barcelona, las sanciones ascienden a 100 €. Estas se aplicarán a los coches que accedan al área metropolitana de la ciudad (ZBE). Esta zona también incluye algunas de las ciudades colindantes como Cornellá o L’Hospitalet. Estas medidas se paralizaron durante el confinamiento provocado por la pandemia de la COVID-19, pero vuelven a estar vigentes para todos los infractores. Al igual que en el caso de Madrid, solo pueden acceder coches con las etiquetas medioambientales pertinentes.

A nivel de Europa, se está estimulando la adquisición de vehículos limpios, híbridos o eléctricos en lugar del coche contaminante. A la cabeza están Francia y Reino Unido, que han establecido el año 2050 como fecha límite para que cese la circulación de vehículos contaminantes dentro de sus fronteras. Una década antes se prohibirá la fabricación de estos.

¿Tú también quieres deshacerte de tu coche contaminante y poner tu grano de arena en la renovación del parque automovilístico español? No dudes en acudir a tu taller Confortauto más cercano para contar con la opinión de un experto.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *