¿Qué hacer cuándo el coche pierde aceite?

Si tu coche pierde aceite, no tienes por qué alarmarte, ya que se trata de una de las averías más comunes en los vehículos. Si bien es una avería fácil de identificar, descubrir cuál es la causa puede ser un poco más complicado. Te explicaremos cuáles son las causas más frecuentes y cómo reaccionar ante una pérdida de aceite.

Las causas más comunes por las que un coche pierde aceite

Puede haber una multitud de problemas detrás de una pérdida de aceite. No obstante, unos suelen ser más frecuentes que otros para los especialistas de los talleres. Un daño en la junta de la culata es una de las causas más comunes y peligrosas, ya que es un lugar por el que el aceite se puede filtrar y mezclarse con el líquido refrigerante. Esto podría provocar una combustión.

Si notas que el cárter está sucio y gotea, lo más probable es que el aceite se esté perdiendo por esta vía debido a un mal ajuste de una arandela o tornillo. Y si percibes que esta avería ocurre después de que el coche haya pasado una revisión, lo más probable es que haya tenido lugar algún error que la está provocando. No dudes en volver para que le pongan solución.

Por último, hemos de mencionar como causa habitual un problema en el turbo del coche. Si la pérdida de aceite está originada en esta parte, habrá que ver si este elemento ha llegado al final de su vida útil, o si la mala calidad el aceite provoca que alguno de los retenes del turbo no funcionen correctamente.

el coche pierde aceite

¿Qué debes hacer ante una pérdida de aceite?

Lo principal es comprobar que se trata realmente de una pérdida de aceite y no de otro líquido. Para ello te recomendamos que lo compruebes con tus dedos: toca el líquido y verifica si es viscoso. En caso afirmativo, se tratará de una pérdida de aceite.

A partir de ahí, debes seguir una serie de pasos. El primero de ellos es comprobar qué cantidad de aceite está perdiendo el coche; podrás verificar esto visualmente, en las manchas que deja debajo de sí tras un periodo de tiempo estacionado. Por otro lado, tambíen podrás verificarlo con la varilla del depósito de aceite. Para hacer esta comprobación es necesario que el coche esté parado en un lugar llano y que el motor esté frío, por lo que tendrá que haber estado en reposo un buen rato. Siempre que la cantidad de aceite no llegue a la marca mínima de la varilla, estaremos ante un problema grave.

En este caso debes llamar a una grúa que permita llevar el coche a un establecimiento especializado. Si la pérdida no fuera tan grave, podrías llevarlo tú mismo en ese momento. Pero sea cual sea el caso es importante que el vehículo no siga circulando habitualmente si tiene el aceite en niveles bajos.

Una vez en el taller, el mecánico se encargará de comprobar el origen de la pérdida y ponerle solución. Recuerda que, de todos modos, es fundamental hacer una revisión periódica de los niveles de todos los líquidos de tu coche, incluido el aceite. Además, este debe renovarse cada año o cada 10.000 kilómetros y, junto con él, el filtro de aceite. Este correcto mantenimiento supondrá un aumento en la vida útil de tu motor.

Si tu coche pierde aceite, no dudes en acudir a alguno de los talleres más cercanos de la red Confortauto. Estamos en toda la península, y atenderemos cualquier avería que tenga tu vehículo.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *