¿Qué es el ESP y cómo funciona?

El ESP o programa electrónico de control de estabilidad ya es obligatorio en todos los vehículos que se comercialicen en la Unión Europea. En tu taller más cercano de la red Confortauto podrán explicarte en qué consiste este dispositivo de tu coche. Pero, para que no tengas que desplazarte hasta él, a continuación vamos a contarte brevemente qué es y cómo funciona.

Todos los detalles del control de estabilidad de un coche

El ESP se encarga del control de estabilidad de tu coche, y fue creado por expertos ingenieros alemanes allá por el año 1995. Con el tiempo, se ha convertido en una herramienta fundamental para los conductores. Vamos a ver en qué consiste.

¿Que es el ESP?

Estas letras son las iniciales en alemán de «programa electrónico de estabilidad». Y, como su propio nombre indica, se trata de un dispositivo tecnológico que te ayuda a salir de situaciones difíciles en la carretera, como por ejemplo que se te cruce súbitamente un animal. También sirve para corregir maniobras bruscas.

¿Cómo funciona este dispositivo para variar la trayectoria del coche?

Este dispositivo centraliza las funciones del control de tracción, del sistema antibloqueo de frenos (ABS) y de la distribución electrónica de la frenada (EBD). Gracias a ello, detecta situaciones de riesgo y frena las ruedas individualmente, de tal forma que impide cualquier cambio de trayectoria indeseado en tu coche.

Qué es el ESP y cómo funciona

¿Qué sensores le dan información?

El dispositivo está formado por una centralita de control electrónico, un grupo hidráulico y, finalmente, por un grupo de sensores. Cada uno de estos sensores cumple una función específica.

• El primero es el sensor de ángulo de dirección. Envía información sobre los movimientos que haces con el volante a la centralita de control.

• Por su parte, el sensor de giro de ruedas se ocupa de mandar datos sobre el funcionamiento de estas; concretamente si se han bloqueado o si patinan. Es el mismo sensor que utiliza el ABS.

• Finalmente, el sensor de ángulo de giro y de aceleración transversal se encarga de informar sobre los desplazamientos de tu coche en torno a su eje vertical. Dicho de manera más sencilla, advierte de que el vehículo se está saliendo de su trayectoria o está derrapando.

Tanto el dispositivo central como los sensores están funcionando constantemente. El microordenador del primero recibe permanentemente la información que envían los sensores y la analiza, para comprobar que la dirección del coche es la misma que la marcada por ti desde el volante. Si aprecia discordancias, actúa rápidamente.

La importancia de la adherencia de las ruedas

Como ya habrás deducido, es muy importante que las ruedas de tu coche tengan buena adherencia para que el dispositivo de control de estabilidad funcione bien. De hecho, cuando los neumáticos están gastados o no tienen la presión adecuada, el control de estabilidad tampoco funciona correctamente porque no puede aplicar bien el sistema de frenada al vehículo.

¿Cómo se conduce un coche con ESP?

Nunca debes caer en el error de pensar que, como tu coche tiene este dispositivo, puedes correr más o relajarte al volante. Como cualquier otra herramienta tecnológica, tiene unos límites y, si vas demasiado rápido, no podrá ayudarte.

Asimismo, cuando conduces un vehículo que lo incorpora, nunca debes hacer contravolante en caso de derrapar. Si lo haces, estarás indicando al dispositivo que quieres ir en dirección contraria a la que realmente deseas, y te sacará de la carretera. Simplemente, apunta hacia donde tratas de ir y deja que el equipo haga su trabajo.

En conclusión, el ESP permite a tu coche tener más estabilidad, proporcionándote un nivel de seguridad fuera de serie. Si deseas cualquier aclaración al respecto, o crees que tu sistema está averiado, acude a tu taller Confortauto más cercano. Estaremos encantados de ayudarte.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *