¿Por qué se pone el volante duro?

Si has notado que tu coche tiene el volante duro, deberías actuar inmediatamente. En esta entrada te explicaremos las averías más habituales y te mostraremos qué provoca la rigidez del volante, así como algunos consejos para reconocer estos problemas. ¡No te lo pierdas!

Principales causas del volante duro

Antes de explicarte las posibles causas, es importante que entiendas la gravedad que tiene un volante rígido y por qué deberías acudir a tu taller más cercano. Y es que una dirección rígida no solo hará que la conducción resulte más incómoda, sino que pondrá en riesgo tu seguridad. Te impedirá reaccionar rápidamente para esquivar obstáculos, y el sistema de autocentrado estará comprometido. En suma, tendrás menos control sobre tu vehículo.

Fallos en los neumáticos

Afortunadamente, la causa más común por la que la dirección está dura es la falta de presión en las ruedas. Lo detectarás fácilmente, acudiendo a una gasolinera con compresor de aire y revisándolo en el momento. Aunque la medida estándar es 2,5 bar, podrás encontrar las recomendaciones de tu fabricante en una pegatina en la puerta del conductor.

También es frecuente que las ruedas desalineadas provoquen que la dirección esté endurecida. Si, al llevar tu coche en línea recta, tu volante no está completamente en vertical, es posible que este sea el caso. De ser así, deberías acudir a tu taller de confianza.

Fallos en el sistema de dirección

La mayoría de los vehículos tienen un sistema de dirección hidráulico; este puede tener distintos tipos de averías en las que uno de los síntomas es la rigidez en el volante. Cuando, además, escuchas ruidos al mover al volante, es posible que la bomba hidráulica no funcione bien.

Esto puede deberse a un fallo del sistema, a que la correa se haya aflojado, o a una fuga en el líquido del circuito. En este último caso, es posible que encuentres un líquido color ámbar o rosado debajo del coche.

La suspensión en mal estado también puede provocar esa sensación de tensión o resistencia al conducir. Si es así, verás claramente cómo las ruedas se están desgastando de forma irregular. Notarás una menor adherencia del coche y ruidos al pasar por curvas o baches.

volante duro

¿Qué hacer si el volante gira duro?

En Confortauto creemos que siempre es mejor prevenir que curar. Por ello, te recomendamos que acudas al taller para revisar el estado de tu coche ante la mínima sospecha. Si notas que la dirección está más rígida de lo habitual te aconsejamos que, acudas a la gasolinera más cercana para comprobar la presión de los neumáticos.

Una vez descartada la avería más leve, es el momento de buscar el taller más cercano y solicitar la ayuda de un profesional. Es importante que lo hagas cuanto antes porque, como te hemos comentado, la capacidad de respuesta de tu coche va a estar seriamente comprometida y el riesgo de accidentes va a aumentar.

Presta atención a otros síntomas, como ruidos o sensaciones extrañas al conducir y cuando llegues al taller explícaselos al mecánico. Lo ayudarás con el diagnóstico y evitarás que se pasen por alto detalles que pueden ser relevantes y que tú, mejor que nadie, conoces con respecto a tu vehículo.

Como puedes ver, un volante duro puede ser señal de una avería simple, pero también puede implicar la necesidad de pedir ayuda a un mecánico profesional. Si sigues nuestros consejos, podrás detectar dónde está el fallo y determinar la gravedad de este antes de acudir al taller Confortauto más cercano.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *