sábado , 16 enero 2021

Pautas para el mantenimiento del radiador del coche

Llevar a cabo un adecuado mantenimiento del radiador del coche es fundamental para evitar averías. Existen múltiples fallos que pueden darse en relación con esta pieza y que van más allá de un simple sobrecalentamiento del radiador: fugas, obstrucciones, burbujas de aire… Para evitar que ocurran, es imprescindible saber por qué suceden y cómo podemos solucionarlas. Desde Confortauto te damos algunos tips.

Averías más comunes del radiador del coche

El radiador es una pieza muy importante del sistema de refrigeración de un vehículo. En un motor de combustión se producen grandes movimientos de piezas, que dan lugar a importantes aumentos de temperatura. Y es aquí donde entra en acción el sistema de refrigeración: reduce el exceso de calor para que la unidad de potencia no se sobrecaliente y funcione de manera correcta.

Su misión es enfriar el agua que va hacia el motor, y expulsarla del mismo cuando sube de temperatura. Los fallos en el radiador suelen ser muy dramáticos, ya que afectan a las zonas más sensibles de un vehículo. Así pues, ¿cuáles son las averías más comunes?

Fugas de líquido

Un radiador está compuesto por cables y mangueras. Estos conectan el componente principal con el motor, y permiten que el líquido refrigerante fluya entre ellos. Pero las mangueras son propensas a romperse y desgastarse con el paso de los años.

Sobrecalentamiento de la temperatura del motor

Algunos modelos de coche cuentan en el salpicadero con un indicador led que muestra los niveles de temperatura del motor. Generalmente, este no debe sobrepasar los 90 ºC. Si los supera, seguramente estés ante una rotura del radiador.

Aire atrapado

A veces el aire queda atrapado en el sistema de refrigeración y obstruye el tránsito normal del líquido refrigerante. Por eso es fundamental que los tubos del radiador estén siempre limpios para evitar las burbujas de aire.

mantenimiento radiador del coche

Tips para el cuidado del radiador

El estado del radiador está directamente relacionado con el rendimiento del motor. Por este motivo es importante atender a esta pieza y hacer caso a las recomendaciones de un profesional. Con un buen cuidado y un mantenimiento periódico se puede alargar considerablemente su vida útil. ¿Cómo puedes evitar la aparición de una avería?

• En el caso de haber tenido una fuga en el radiador, te recomendamos que revises el estado del depósito de líquido refrigerante, el cableado y la tapa. Es posible que alguno de estos componentes se haya oxidado o deformado, provocando una fisura interna. Para localizarla, pon en marcha el motor y observa si el líquido rebosa por algún sitio. Si la salida de líquido es grande, te aconsejamos que acudas a tu taller de confianza para una reparación urgente.

• Si el motor de tu vehículo tiene una temperatura elevada, es probable que haya una obstrucción en la tapa del radiador. En estos casos es recomendable eliminar, con la ayuda de un cepillo o paño húmedo, los restos de suciedad acumulada: polvo, hojas, insectos, etcétera. Si no te ves con confianza para realizar esta tarea, un técnico especialista puede echarte una mano.

• Si hubiera aire atrapado o algún resto de suciedad en el interior del cableado, la mejor opción es sustituir el líquido refrigerante por uno nuevo. Para ello, es necesario drenar el líquido viejo con la ayuda de una cubeta y volverlo a rellenar con agua limpia. Repite la operación varias veces, hasta que veas que el tubo está completamente limpio. Una vez hecho esto, podrás reincorporar el líquido refrigerante.

En cualquier caso, la forma más segura de evitar averías es acudir a tu taller más cercano para que lleven a cabo un correcto mantenimiento del radiador del coche. En la red de establecimientos Confortauto estaremos encantados de asesorarte.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

Viajar con perro en el coche normativa y dudas frecuentesViajar con perro en el coche normativa y dudas frecuentes

Viajar con perro en el coche: normativa y dudas frecuentes

Viajar con un perro en el coche no tiene por qué ser un problema. Su protección, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *