martes , 7 julio 2020

Las averías que puedes provocar en tu coche si no prestas atención

Nuestra forma de conducir influye de manera determinante en el estado del coche. Son muchas las averías que podemos provocar a nuestro vehículo sin ser conscientes de ello, tan solo con una mala conducción o prácticas que no son del todo recomendables. Para evitar estos fallos en la mecánica de nuestro vehículo es fundamental conocer qué no debemos hacer al volante. Y en Confortauto queremos advertirte sobre ello.

Equivocarse de carburante

Este fallo es más común de lo que piensas, sobre todo en conductores con poca experiencia o que han alquilado un coche que no conocen. En el caso de repostar gasolina a un coche diésel, el coche funcionará bien aparentemente. Sin embargo, en su interior se estarán dañando diversas piezas del circuito; entre ellas, los inyectores. En el caso contrario, repostar diésel a un coche de gasolina, te darás cuenta al momento: el coche se parará al poco tiempo de arrancar. Si bien no se estropearán sus piezas, todo se impregnará del carburante equivocado, por lo que será necesaria una limpieza a fondo.

Circular hasta el límite de la reserva

La reserva del depósito de combustible está pensada para una situación de emergencia, no para evitar ir a una gasolinera hasta que no quede más remedio. De hecho, si tu coche se para por falta de combustible puedes exponerte a una multa, ya que estarías cometiendo una negligencia.

Tu coche también lo sufrirá, ya que en la reserva se pueden encontrar impurezas que colapsen el filtro del combustible. Esto puede deberse a que el depósito del coche, el tanque de la gasolinera o el camión cisterna que transportaba el combustible no estuvieran del todo limpios.

averías gasolina

No comprobar la presión de los neumáticos

Este fallo se puede incluir dentro de la lista de vicios que adquieres como conductor con el paso del tiempo. Pasar por alto ciertas comprobaciones antes de realizar un viaje largo puede conllevar algunas averías.

Si la presión de los neumáticos es demasiado alta la rueda perderá agarre y no tendrás tanto control. Si, por el contrario, la presión es baja, habrá más superficie del neumático en contacto con el firme. Esto supondrá un mayor consumo de combustible.  Tanto un exceso de presión como una falta de la misma provocará un desgaste irregular de las ruedas. Esto puede derivar en un reventón.

Pasar los badenes a mucha velocidad

También conocidos como resaltos o guardias tumbados, los badenes tienen como función obligarte a reducir la velocidad. Si ignoras su objetivo puede que su altura rasque los bajos de tu coche. La suspensión y amortiguación también podrán verse dañadas, así como otros elementos de tu coche: silentblocks, rótulas, tirantes, dirección…

Pisar el embrague prolongadamente

Otro de los vicios que se adquieren con el paso del tiempo. Es muy común que lo hagas mientras estás esperando en un semáforo para meter la marcha más rápidamente y arrancar . Pero se trata de un error, pues desgasta el sistema de embrague progresivamente y se reduce su vida útil. Si evitas hacerlo, tu pierna descansará mejor y tu embrague lo agradecerá. Además de tu bolsillo, ya que el arreglo de esta pieza puede llegar a los 400 €.

Estas averías se pueden evitar fácilmente haciendo un mejor uso de los recursos del coche y modificando nuestra conducción. De todos modos, si notas que tu vehículo tiene algún problema puedes acudir a un taller en Tarragona, Valencia, Oviedo o en cualquier ciudad española. La red de establecimientos Confortauto se encuentra siempre a tu disposición para ayudarte con tu problema.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

La importancia de guardar la distancia de seguridad

La importancia de la distancia de seguridad entre vehículos ¿cómo calcularla?

La distancia de seguridad entre vehículos es uno de los aspectos de la conducción que muchas veces pasamos por ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *