Fallos en las bujías del coche, ¿cómo detectar averías?

Es posible que en alguna ocasión hayas leído que las bujías son unos componentes esenciales en cualquier vehículo, pero tal vez no te hayas preguntado para qué sirven. Los motores de combustión interna de los coches necesitan una pequeña chispa para encender su mecanismo. Pues bien, las bujías son las encargadas de inflamar el carburante para que el coche ruede.

¿Qué son y para qué sirven las bujías?

Además de suministrar la chispa que se encarga de encender la gasolina, estos elementos también sirven para aliviar las altas temperaturas que se producen en el interior del motor. Deben ser piezas muy resistentes al calor y no ceder a altos niveles de presión. Asimismo, deben soportar la corrosión de los hidrocarburos y poder aislar correctamente la cámara de combustión.

Es crucial que en el interior de la cámara se mantenga una temperatura constante. Esta no debe ser inferior de 450 ºC ni superar los 900. Cuando las bujías reciben electricidad, proporcionan una corriente que activa sus electrodos. De esta forma, con la ayuda de esa chispa, la gasolina y el aire, los cilindros se mueven y accionan las ruedas del coche.

Es un proceso muy repetitivo, de modo que es fácil que estas piezas se desgasten con el paso del tiempo. Y son componentes imprescindibles: ten en cuenta que gracias a ellos se consigue la fuerza mecánica requerida para propulsar el vehículo. Envían la fuerza generada al volante y después a la caja de cambios, que origina la tracción de los neumáticos.

Cada automóvil tiene distintas características, de modo que existe una bujía para cada cámara de combustión. Esto garantiza que el vehículo funcione de forma adecuada. Pero comparten muchas características: por lo general, por ejemplo son piezas fabricadas con materiales cerámicos, dado que toleran muy bien las altas temperaturas.

bujías del coche

Posibles fallos y averías, ¿cómo detectarlas?

Una de las averías más comunes que puede darse en estos componentes es que la temperatura no llegue de forma adecuada al motor. Si la bujía no recibe suficiente electricidad, no quema correctamente la mezcla y se puede obstruir. Por otro lado, puede ocurrir que se caliente en exceso, llegando a fundir las piezas de la propia cámara de combustión.

Por otro lado, y como cualquier objeto, las bujías no son eternas y tienen una vida útil bastante limitada; el paso de los años hace que se desgasten y pierdan efectividad. La temperatura dentro de la cámara de combustión es tan elevada que la erosión termina por deteriorarlas. Pero eso tiene fácil solución: conviene que las revises y realices labores de mantenimiento con cierta regularidad. Recuerda que podrían producir cortocircuitos.

Debes evitar que se ensucien a toda costa. El polvo y los depósitos de carbonilla son sus principales enemigos en este sentido. Al estar en contacto con la gasolina y el aceite, elementos esenciales en un motor, estos comienzan a dejar restos alrededor del componente.

Otro problema recurrente es que, debido a las vibraciones, calor y altas presiones, las piezas van perdiendo eficacia con el tiempo. Cuanto más rápido se encienda la chispa, menor erosión habrá en el resto de componentes del sistema de combustión.

¿Cómo anticiparse?

¿Sabes que puedes adelantarte al fallo de una bujía? Existen algunos trucos que nos alertan de que algo no está funcionando como es debido.

– Si tratas de arrancar el vehículo y ves que tarda más tiempo de lo habitual, cuidado. Probablemente las bujías estén llegando al final de su vida útil.

-¿Observas que tu coche tiene muchos altibajos mientras conduces? Puede ser un síntoma de que algo no está funcionando correctamente.

Si necesitas asesoramiento sobre cómo mantener las bujías de tu coche, anímate y acércate a nuestro taller más cercano. ¡En Confortauto resolveremos todas tus dudas!

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *