jueves , 4 marzo 2021

El combustible de un coche ¿se puede congelar con las bajas temperaturas?

Con la llegada de los meses de invierno, los componentes más sensibles de los vehículos sufren más de lo normal. Y uno de ellos es el combustible del coche: ¿sabías que, en determinadas circunstancias, puede llegar a congelarse? A pesar de la existencia de líquidos anticongelantes, algunos carburantes pueden cristalizar con la bajada de las temperaturas. ¿Quieres saber por qué ocurre y cómo puedes evitarlo? En Confortauto te ofrecemos algunos trucos.

¿A qué temperatura se puede congelar el combustible del coche?

Muchos conductores piensan que el combustible de su coche no corre peligro de congelarse durante los meses de invierno. Sin embargo, la realidad es totalmente distinta.

Si tienes un vehículo de gasolina no hay motivo para alarmarse, pues solo se congelará si la temperatura es de -107 ºC o menor. Eso sí, en zonas frías donde la temperatura media se mantiene bajo cero gran parte del día, es normal notar una pequeña dificultad al arrancar el automóvil, pero nada más grave.

En cambio, los vehículos propulsados por diésel o gasóleo sí notan sensiblemente los efectos de la bajada del mercurio. Y es que este tipo de combustible comienza a congelarse a partir de -10 °C. Momento en el que las parafinas del fluido empiezan a cristalizarse. ¿Qué implica esto? Pues, dependiendo de la temperatura a la que esté el fluido, este podría taponar los cilindros u orificios del motor de combustión, causando algunas complicaciones y averías.

combustible coche

Recomendaciones para evitarlo

En primer lugar, es aconsejable que estés informado de las previsiones meteorológicas en tu localidad. Especialmente si vives en una zona húmeda y muy fría. Ser previsor te ayudará a evitar problemas en tu vehículo.

En segundo lugar, es fundamental guardar el automóvil en un garaje. Si por cualquier motivo no tienes esta posibilidad, intenta aparcar en zonas con muros o árboles que puedan protegerlo. Estos tips te servirán para evitar que el combustible se congele.

Por otro lado, si tienes la intención de salir de viaje, puede ser interesante repostar en gasolineras de la zona. Estas a menudo cuentan con combustibles con aditivos anticongelantes. Muchos puntos de repostaje de montaña añaden sustancias al diésel para aumentar su punto de congelación en varios grados. Aun así, si la temperatura es muy extrema lo más seguro es no realizar ningún desplazamiento a estos lugares.

Finalmente ten en cuenta que aunque en otras épocas, cuando no existía el líquido anticongelante, algunos conductores solían mezclar gasóleo con algunos litros de gasolina para evitar la congelación, actualmente esto no es aconsejable. Podría dañar severamente los inyectores del motor.

¿Qué debes hacer en caso de congelación?

Si se produce una congelación en el depósito del combustible, seguramente se encienda algún testigo del cuadro de instrumentos de tu vehículo. Eso sí, en la mayoría de los coches esta señal de emergencia solo indica, de manera genérica, que hay un problema en el motor. Si esto te ocurre, es importante mantener la calma: la única solución consiste en esperar a que se descongele con la subida de las temperaturas.

Si tienes el coche en un garaje privado, puedes utilizar un simple calefactor y situarlo cerca del depósito para aumentar su temperatura. Sin embargo, si te encontraras en una situación de emergencia lo mejor será contactar con tu propio seguro de asistencia en carretera y acudir a un taller en Vitoria, Huesca, Ávila o cualquier punto de la geografía española cercano al lugar en el que te encuentres.

Como has podido comprobar, prevenir es muy importante para evitar la congelación del combustible del coche. Ante cualquier tipo de duda, acude a tu taller más cercano. ¡En Confortauto te estaremos esperando!

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

Fallo en los inyectores síntomas de avería

Fallo en los inyectores: síntomas de avería

Los inyectores de tu coche son piezas básicas para que el motor pueda aprovechar adecuadamente el combustible. ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *