¿Cuál es la normativa de los neumáticos para pasar la ITV?

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un examen que tu coche tiene que pasar cada cierto tiempo. En función de los años que tenga, esta revisión será más o menos frecuente. Si supera la década, por ejemplo, te tocará una revisión anual; en ella, un técnico mecánico se encargará de comprobar que los elementos del coche funcionan correctamente. En caso contrario, tendrás que hacer una visita a tu taller más cercano para reparar aquello que no esté en buen estado.

Las claves para que los neumáticos de tu coche pasen la ITV

Los neumáticos son considerados una de las partes más importantes del vehículo. De su buen estado depende tu seguridad y la del resto de conductores con los que compartes la carretera. A continuación mostramos las claves para que las ruedas de tu vehículo no sean un impedimento para pasar la ITV.

Neumáticos homologados

El primer aspecto que revisará un técnico será que los neumáticos estén homologados de acuerdo a la normativa del vehículo. Cada coche cuenta con unas medidas equivalentes, que deben ser respetadas a la hora de montar unas cubiertas. En concreto, el índice de carga y de velocidad nunca deben ser inferiores a los estipulados en la norma.

Iguales en cada eje

La marca, el modelo y las dimensiones deben ser idénticas en cada eje, aunque pueden ser diferentes entre el eje delantero y el trasero. En cuanto al tipo, aunque la ITV permite que los neumáticos de delante sean de invierno y los de atrás de verano, o viceversa, ten en cuenta que eso no tendría ningún sentido a la hora de conducir.

neumáticos

Desgaste del neumático

La banda de rodadura es uno de los aspectos a los que prestan más atención los técnicos de la ITV. El desgaste debe ser similar en todos los neumáticos, y nunca ha de provocar que el dibujo tenga una profundidad inferior a los 1,6 milímetros, lo que equivale aproximadamente al canto de una moneda de un euro. En caso de un mayor desgaste, tu vehículo solo podrá circular hasta un taller para cambiar sus neumáticos.

El estado físico

Una inspección visual de tus ruedas te ahorrará llevarte una desagradable sorpresa en el momento de pasar la ITV. Y es que el estado físico del neumático será comprobado también por los técnicos: una ampolla, un corte o una marca pueden ser sinónimo de reventón espontáneo, con el correspondiente problema de seguridad. Lo mismo ocurre si falta un trozo de la banda de rodadura o un alambre sale a la superficie.

Principales excepciones de los neumáticos en la ITV

En el caso del desgaste de la banda de rodadura, la ITV contempla una excepción que permite que esta sea inferior a los 1,6 milímetros. Se trata de los coches históricos, aunque solo en el caso de que sus neumáticos originales tuviesen una profundidad inferior a la establecida en la actualidad.

En cuanto a su estado físico, debes tener en cuenta que la ITV no contempla su edad o posible cristalización. Sin embargo, un neumático muy antiguo y endurecido pierde capacidad de agarre en el firme de la carretera, lo que puede comprometer tu seguridad.

Llegado el caso, deberás comprar unos neumáticos y asesorarte con un mecánico experto para que cumplan con todos los requisitos de los neumáticos para pasar la ITV. Para ello puedes acudir a tu taller Confortauto más cercano. Estaremos encantados de atenderte.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

averías

Las 8 averías más comunes en los coches

Cuando se producen un fallo en el funcionamiento de nuestro vehículo, es necesario recurrir a un ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *