lunes , 1 junio 2020

Causas de las vibraciones en el volante ¿cuándo es momento de visitar tu taller?

Las vibraciones en el volante son uno de los problemas más frecuentes que puedes encontrar en tu vehículo. Resultan incómodas para el conductor, pero en función de cuál sea la causa pueden resultar también peligrosas para la conducción. Te contamos cuáles son los problemas que las originan y cómo ponerles solución en Confortauto.

¿Por qué vibra el volante de mi coche? Las causas más frecuentes

La primera causa de la que te queremos hablar es la relacionada con los neumáticos. Suele ser la más frecuente cuando empiezas a notar vibraciones en el volante, bien porque estén desgastados o mal equilibrados. El simple paso del tiempo y el uso desgasta la banda de rodadura o la endurece, dando lugar a deformaciones. El desgaste suele ser desigual, de ahí que se produzcan vibraciones.

Por otro lado está el desequilibrio de los neumáticos, que puede deberse a una deformación en la llanta o a la pérdida de contrapesos del vehículo. Cualquier problema relacionado con los neumáticos deberá ser solucionado de inmediato en tu taller más cercano de Confortauto. Recuerda que el buen estado de los neumáticos implica una mayor seguridad en la carretera.

Otra de las posibles causas de la vibración del volante hay que buscarla en una dirección mal alineada. Sabrás que se debe a esto porque el coche te da la sensación de estar flotando, por lo que tienes que corregir la dirección del volante con demasiada frecuencia. Esta situación no entraña mucho peligro, pero sí que es muy incómoda si quieres realizar una conducción suave y relajada.

vibraciones en el volante

En relación con este problema está la geometría de la suspensión inadecuada, al existir en el vehículo elementos de suspensión que no estén ajustados como es debido. Esta causa sí que es motivo de visita inmediata al taller, ya que la suspensión también afecta al sistema de frenado, reduciendo su eficacia y suponiendo un peligro para la conducción. Además, también afecta a los elementos que se encargan de absorber los ruidos y las vibraciones, los conocidos como silentblocks. Si bien esto no es prioritario, puede implicar un desgaste prematuro de algunas de las piezas rígidas del vehículo.

El motor también puede influir en la aparición de las molestas vibraciones. Fallos como la falta de aire o de combustible en el momento de la propulsión, el mal funcionamiento de las bujías o el simple desgaste del motor están en directa relación con el mal funcionamiento del volante. Si esta es la causa, no dudes en acudir urgentemente a un taller, ya que del buen estado del motor depende que tu coche funcione perfectamente. Se trata de la pieza más importante del vehículo, por lo que su arreglo o sustitución implicará un desembolso notable.

El mal estado de los frenos puede ser otra de las causas. En el caso de los discos de freno, puede deberse a que su forma no sea del todo plana y tengan deformaciones, debidas a un excesivo uso de los mismos o a cambios bruscos de temperatura. Esto provocará que el coche vibre al frenar, normalmente cuando se superan los 80 km/h. Sabrás identificar el problema rápidamente y en ese momento deberás ponerlo en conocimiento de un mecánico para que los sustituya. Además de las vibraciones, la eficacia del frenado disminuirá notablemente, con el consecuente peligro para la conducción.

Como ves, las vibraciones en el volante pueden esconder diversas causas y apuntar al mal funcionamiento de tu vehículo. Si tu coche sufre alguno de estos problemas puedes acudir a un taller de Confortauto. De este modo conseguirás que tu coche quede en perfecto estado sin importar dónde te encuentres.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

airbag

Cómo funciona el airbag: mantenimiento y seguridad

El airbag fue una gran innovación en la industria del automóvil y, desde su incorporación, ha contribuido ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *