martes , 7 abril 2020

Síntomas de que necesitas cambiar los neumáticos de tu coche

Saber en qué momento has de cambiar los neumáticos es fundamental para tu seguridad al volante. Sorprende ver que todavía hay mucha gente que los apura hasta límites que superan cualquier comportamiento razonable. Y es que, si bien no es excesivamente importante que cambies las alfombrillas de tu automóvil, por ejemplo, hay elementos dentro de él con los que no puedes jugar. Y los neumáticos son, si no el principal, uno de los más importantes.

Un neumático puede llegar a ser peligroso por muchos motivos

– Desgaste normal por el uso.

– Un deterioro accidental al que no des importancia: por ejemplo, los clásicos golpes con bordillos.

– Alteraciones en sus características físicas provocadas por cambios del clima.

– Daños estructurales ocultos.

Pero no todos los deterioros van a tener las mismas consecuencias. Hay algunos más graves que otros. Por eso es importante saber detectar en qué momento empiezan a suponer un riesgo y  cuándo tus neumáticos están inservibles:

– Cuando su banda de rodadura tenga una profundidad inferior a 1,6 mm.

– Si alguno de los elementos que lo componen empiezan a presentar signos de desprenderse o separarse.

– Cuando el aro con que se ajustan a la llanta (esa parte reforzada que cierra el neumático sobre ella) se hace visible o se ve deformado.

– Si presenta manchas y grietas o rozaduras en el interior.

– Cuando aparecen burbujas en los flancos, o grietas que denotan que la estructura interior se ha dañado.

– Si hay cortes en el exterior, aunque aparentemente puedan parecerte leves.

– Cuando se dan signos de cristalización.

No todos los neumáticos se desgastan de la misma manera, y tampoco lo hacen todos en un mismo vehículo uniformemente. Estas formas de desgastarse no solo te indican el estado del neumático, sino sus posibles causas. Responden al deterioro de algo más, como pueden ser los amortiguadores, las pastillas de freno o el sistema de dirección.

Por todo ello, es imprescindible que sepas cómo debes revisar los neumáticos, reconocer los signos de sus alteraciones y atribuir a cada uno la importancia que tiene.

Profundidad de la banda de rodadura

Es el indicador principal del desgaste por uso. Hoy en día, muchos neumáticos incorporan un indicador de desgaste. Si no cuentas con ello puedes recurrir al sistema tradicional de medir la profundidad de los surcos.

Pero ten en cuenta que no basta con una medición en los mejores puntos o más profundos. La homogeneidad del neumático debe ser total para mantener su eficacia, y es frecuente que un mal estado o un mantenimiento descuidado desgaste los neumáticos en unos sitios más que en otros.

Aunque la profundidad mínima admisible es de 1,6 mm, has de tener en cuenta que circular con las ruedas en este estado reduce hasta un 40 % la capacidad de tracción y agarre de tu coche. Esto en condiciones secas ya representa un problema, pero en invierno y con lluvia corres un alto riesgo de sufrir aquaplanning.

cambiar los neumáticos de tu coche

Desgastes irregulares

Si tus neumáticos presentan desgaste en los flancos, en zonas sobre las que no deberían pisar, es un claro síntoma de que circulas con una presión indebida. Si los inflas y siguen pisando mal, es seguro que están perdiendo aire por un pinchazo, agrietamiento, el ajuste del aro o la válvula. Habrás de identificar el problema exacto, pero nuestra recomendación es que, si no están muy nuevos, no los repares y los cambies.

Otro desgaste es el que se produce en el centro de la banda de rodadura mucho más que en los laterales; suele indicar que se lleva una presión inadecuada, generalmente excesivamente alta.

Si observas un desgaste asimétrico, lo normal es que se deba a una mala alineación o un mal equilibrado. No solo convendrá que sustituyas el neumático, sino que corrijas el problema, pues esto acorta la vida de todo neumático.

Bultos y deformaciones en los flancos

Si detectas alguna protuberancia en la superficie lateral del neumático, acude inmediatamente al taller a cambiarlo. Aunque tengas que ponerle unos neumáticos baratos, será mejor solución que continuar circulando: es un claro síntoma de un serio daño en la estructura que puede hacer que estalle en cualquier momento.

Separaciones de elementos

Aunque no es algo frecuente en los neumáticos actuales haciendo un uso normal, si detectas que algunas de las capas que componen el neumático presenta síntomas de estar separándose o de desprenderse, es que el neumático ha perdido su integridad y estás en el mismo caso que hemos visto antes.

Agrietamiento y sequedad

Cuando el neumático presenta una superficie poco flexible, con signos de resquebrajamiento por falta de humedad, estás ante un neumático cristalizado. Lo verás fácilmente si intentas clavar la uña y apenas puedes por la dureza. El neumático ha perdido sus propiedades y tienes que cambiarlo.

Puedes cambiar los neumáticos o revisar su estado en neumáticos Soledad o en cualquier otro de los establecimientos que integran nuestra red profesional. Elige el más cercano y asegura tu conducción.

[optin-cat id=3826]

Te puede interesar...

ruedas muy usadas

Los peligros de conducir con neumáticos desgastados

Conducir con neumáticos desgastados es muy peligroso para tu integridad física, ya que en esas ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *